Jorge Manrique





1
[<] [>]

Castillo d'amor

       Hame tan bien defendido,
     señora, vuestra memoria
     de mudança,
     que jamás nunca ha podido
  5  alcançar de mi victoria
     oluidança,
     porqu'estáys apoderada
     vos de toda mi firmeza
  9  en tal son,
 10  que no puede ser tomada
     a fuerça mi fortaleza
     ni a trayción.
     
       La fortaleza nombrada
 14  está'n los altos alcores
 15  d'una cuesta
     sobre vna peña tajada,
     maçiça toda d'amores,
     muy bien puesta,
       y tiene dos baluartes
 20  hazia el cabo c'a sentido
     ell oluidar,
     y cerca a las otras partes
     vn río mucho crescido
 24  qu'es membrar.
     
 25    El muro tiene d'amor
     las almenas de lealtad,
     la barrera
     qual nunca tuuo amador,
     ni menos la voluntad
 30  de tal manera;
       la puerta d'un tal desseo
     que, aunqu'esté del todo entrada
 33  y encendida,
     si presupongo c'os veo,
 35  luego la tengo cobrada
     y socorrida.
     
 37    Las cauas están cauadas
     en medio d'un coraçón
     muy leal,
 40  y después todas chapadas
     de seruicios y afición
 42  muy desigual;
       d'una fe firme la puente
     leuadiza, con cadena
 45  de razón,
     razón que nunca consiente
     passar hermosura ajena
     ni afición.
     
       Las ventanas son muy bellas,
 50  y son de la condición
     que dirá aquí:
     que no pueda mirar d'ellas
     sin ver a uos en visión
     delante mí;
 55    mas no visión que m'espante,
     pero póneme tal miedo
     que no oso
     deziros nada delante,
     pensando ser tal denuedo
 60  peligroso.
     
       Mi pensamiento, qu'está
     en vna torre muy alta,
     qu'es verdad,
     sed cierta que no hará,
 65  señora, ninguna falta
     ni fealdad;
       que ninguna hermosura
     no puede tener en nada,
     ni buen gesto,
 70  pensando en vuestra figura
     que siempre tiene pensada
     para esto.
     
       Otra torre, qu'es ventura,
     está del todo caýda
 75  a todas partes,
     porque vuestra hermosura
     l'a muy rezio combatida
     con mil artes,
       con jamás no querer bien,
 80  antes matar y herir
     y desamar
     vn tal seruidor, a quien
 83  siempre deuiera guarir
 84  y defensar.
     
 85    Tiene muchas prouisiones
     que son cuidados y males
     y dolores,
     angustias, fuertes passiones,
     y penas muy desiguales
 90  y temores,
 91    que no pueden fallescer
     aunqu'estuuiesse cercado
 93  dos mil años,
     ni menos entrar plazer
 95  a do ay tanto cuydado
     y tantos daños.
     
 97    En la torre d'omenaje
 98  está puesto toda ora
     vn estandarte
100  que muestra, por vassallaje,
     el nombre de su señora
     a cada parte,
       que comiença como más
     el nombre y como valer
105  ell apellido,
     a la qual nunca jamás
     yo podré desconoscer
     aunqu'e perdido.
     
     [Fin]

       A tal postura vos salgo
110  con muy firme juramento
     y fuerte jura,
     como vassallo hidalgo,
     que por pesar ni tormento
     ni tristura,
115    a otri no lo entregar,
     aunque la muerte esperasse
     por beuir,
     ni aunque lo venga a cercar
     el Dios d'amor, y llegasse
120  a lo pedir.

Acerca del poema:

Se halla recogido en el Cancionero General, 99r-99v («Otra obra suya llamada castillo d'amor»).

La alegoría del "castillo de amor" (como la de la "escala de amor" en el poema de mismo título, que comienza Estando triste, seguro) la utiliza Manrique para describir sugerentemente su propio estado y sentimiento amoroso, pero en la literatura de la época es también muy usada para referirse al la inaccesibilidad de la dama. Compárese, por ejemplo, Celestina, VI: «¡O desdichado, que las cibdades están con piedras cercadas y a piedras, piedras las vencen! Pero esta mi señora tiene el coraçón de azero; no ay metal que con él pueda, no ay tiro que la melle. Pues poned scalas en su muro; unos ojos tiene con que echa saetas, una lengua llena de reproches y desvíos. El assiento tiene en parte que a media legua no le pueden poner cerco.» (Pérez Priego, ob.cit., pág. 75).


Notas:

  9 son
"modo, manera".
 14
En el texto original: está'n los más altos alcores, verso hipermétrico, que suelen corregir los editores modernos.
 24 membrar
"recordar".
 33 encendida
"incenciada".
 35 cobrada
"ganada, tomada".
 37 cauas
"fosos defensivos".
 40 chapadas
"guarnecidas", como refuerzo o como adorno.
 42 desigual
"enorme, sin igual, extraordinaria".
 83 guarir
"preservar, sanar, curar".
 84 defensar
"defender".
 91 fallescer
"faltar".
 93 dos mil
Véase la nota al verso 23 del poema Con el gran mal que me sobra.
 97 torre de omenaje
«cierto paraje o parte que había en las fortalezas; y regularmente era una torre en la qual el castellano o gobernador hacía juramento solemne y por auto público, de guardar fidelidad y defenderla con valor» (Dicc. Aut.).
 98 toda ora
"continuamente".
105
No sabemos quién sería esta dama más valer, las iniciales de cuyo nombre y apellido eran, por tanto, M.V.
115 otri
Forma arcaica, por "otro".

[<] [>]


URL: http://jorgemanrique.alinome.net/poemas/hametanb.php
Se lee mucho mejor con cualquier navegador.
Fecha de creación: 2000-04
Última actualización: 2008-11-14
Contacto: marcos@jorgemanrique.alinome.net
Sede principal del autor.