Jorge Manrique





1

Enlaces patrocinados

[<] [>]

Acordaos, por Dios, señora...

       Acordaos por Dios, señora,
     quánto ha que comencé
     vuestro seruicio,
     cómo vn día ni vna hora
  5  nunca dexo ni dexé
     de tal officio.
     Acordaos de mis dolores,
     acordaos de mis tormentos
     qu'e sentido,
 10  acordaos de los temores
     y males y pensamientos
     qu'e sufrido.
     
       Acordaos cómo en presencia,
     me hallaste siempre firme
 15  y muy leal,
     acordaos cómo en ausencia
     nunca pude arrepentirme
     de mi mal.
       Acordaos cómo soy vuestro
 20  sin jamás auer pensado
     ser ageno,
     acordaos cómo no muestro
     el medio mal qu'e passado
     por ser bueno.
     
 25    Acordaos que no sentistes,
     en mi vida vna mudança
     que hiziesse,
     acordaos que no me distes
     en la vuestra vna esperança
 30  que biuiesse.
       Acordaos de la tristura
     que siento yo por la vuestra
     que mostráys;
     acordaos ya, por mesura,
 35  del dolor qu'en mí se muestra
     y vos negáys.
     
       Acordaos que fuy sugeto
     y soy a vuestra belleza
     con razón;
 40  acordaos que soy secreto,
     acordaos de mi firmeza
     y afición.
     Acordaos de lo que siento
     quando parto y vos quedáys
 45  o vos partís;
     acordaos cómo no miento,
     aunque vos no lo pensáys
     según dezís.
     
       Acordaos de los enojos
 50  que m'aués hecho passar
     y los gemidos;
     acordaos ya de mis ojos,
     que de mis males llorar
     están perdidos.
 55  Acordaos de quánto's quiero,
     acordaos de mi desseo
     y mis sospiros;
     acordaos cómo si muero
     destos males que posseo,
 60  es por seruiros.
     
       Acordaos que lleuaréys
     vn tal cargo sobre vos
     si me matáys,
     que nunca lo pagaréys
 65  ant'el mundo ni ante Dios,
     aunque queráys;
     y aunque yo sufra paciente
     la muerte, y de voluntad
     mucho lo hecho,
 70  no faltará algún pariente
     que dé quexa a la'rmandad
     de tal mal hecho.
     
       Después que pedí justicia,
     torno ya pedir merced
 75  a la bondad,
     no por c'aya gran cobdicia
     de beuir, mas vos aued
     ya piedad;
     y creedme lo que os cuento,
 80  pues que mi mote sabéys
     que dize assý:
     Ni miento ni me arrepiento,
     ni jamás conosceréys
     ál en mí.
     
     [Cabo]
   
 85    Por fin, de lo que dessea
     mi seruir y mi querer
     y firme fe,
     consentid que vuestro sea,
     pues que vuestro quiero ser
 90  y lo seré.
     Y perded toda la dubda
     que tomastes contra mí
     d'ayer acá,
     que mi seruir no se muda
 95  aunque vos pensáys que sí,
     ni mudará.

[<] [>]


URL: http://jorgemanrique.alinome.net/poemas/acordaos.php
Se lee mucho mejor con cualquier navegador.
Fecha de creación: 2000-04
Última actualización: 2008-11-14
Contacto: marcos@jorgemanrique.alinome.net
Sede principal del autor.