Jorge Manrique





1
[<] [>]

A la Fortuna

       Fortuna, no m'amenazes
     ni menos me muestres gesto
     mucho duro,
     que tus guerras y tus pazes
  5  conosco bien, y por esto
  6  no me curo;
       antes tomo más denuedo,
  8  pues tanto almazén de males
     has gastado,
 10  aunque tú me pones miedo
     diziendo que los mortales
     has guardado.
     
       Y qué más puede passar,
     dolor mortal ni passión
 15  de ningún arte,
     que ferir y atrauessar
     por medio mi coraçón
     de cada parte?
       Pues vna cosa diría
 20  y entiendo que la jurasse
     sin mentir:
 22  que ningún golpe vernía
     que por otro no acertasse
     a me herir.
     
 25    Piensas tú que no soy muerto
     por no ser todas de muerte
     mis heridas?
     Pues sabe que puede, cierto,
     acabar lo menos fuerte
 30  muchas vidas.
       Mas está en mi fe mi vida,
 32  y mi fe está en el beuir
     de quien me pena,
     assí que de mi herida
 35  yo nunca puedo morir,
     sino de agena.
     
       Y pues esto visto tienes,
     que jamás podrás conmigo
     por herirme,
 40  torna agora a darme bienes
 41  porque tengas por amigo
     ombre tan firme.
       Mas no es tal tu calidad
     para que hagas mi ruego,
 45  ni podrás,
     c'hay muy gran contrariedad:
 47  porque tú te mudas luego;
     yo, jamás.
     
       Y pues ser buenos amigos
 50  por tu mala condición
     no podemos,
     tornemos como enemigos
     a esta nuestra quistión
     y porfiemos,
 55    en la qual, si no me vences,
     yo quedo por vencedor
     conoscido.
     Pues dígote que comiences,
     y no devo haver temor,
 60  pues te combido.
     
       Que ya las armas proué
     para mejor defenderme
     y más guardarme,
     y la fe sola hallé
 65  que de ti puede valerme
 66  y defensarme.
       Mas ésta sola sabrás
     que no sólo m'es defensa,
 69  mas victoria;
 70    assí que tú lleuarás
     de este debate la ofensa,
     yo, la gloria.
     
       De los daños que m'as hecho,
     tanto tiempo guerreado
 75  contra mí,
     me queda sólo vn prouecho,
     porque soy más esforçado
     contra ti,
       y conozco bien tus mañas,
 80  y en pensado tú la cosa,
     ya la entiendo,
     y veo cómo m'engañas;
 83  mas mi fe es tan porfiosa,
 84  que lo atiendo.
     
 85    Y entiendo bien tus maneras
     y tus halagos traydores
     nunca buenos,
     que nunca son verdaderas,
     y en este caso d'amores
 90  mucho menos.
       Ni tampoco muy agudas,
     ni de gran poder ni fuerça,
     pues sabemos
 94  que te buelues y te mudas,
 95  mas Amor nos manda y fuerça
     qu'esperemos.
     
       Que tus engaños no engañan
 98  sino al que amor desigual
     tiene y prende;
100  que al mudable nunca dañan,
     porque toma el bien y el mal
102  no lo atiende.
       Estos me vengan de ti,
     pero no es para alegrarme
105  tal vengança
     que, pues tú heriste a mí,
107  yo tenía de vengarme
     por mi lança.
     
       Mas vengança que no puede,
110  sin la firmeza quebrar,
     ser tomada,
     más contento soy que quede
     mi herida sin vengar
     que no vengada.
115    Mas con todo he gran plazer,
     porque tornan tus bonanças
     y no esperan,
     ni duran en su querer
     a que bueluan tus mudanças
120  y que mueran.
     
     [Cabo]
 
       Desd'aquí te desafío
122  a huego, sangre y a hierro
     en esta guerra;
     pues en tus bienes no fío,
125  no quiero esperar más yerro
     de quien yerra.
       Que quien tantas vezes miente,
     aunque ya diga verdad,
     no es de creer;
130  pues ayrado ni plaziente,
     tu gesto mi voluntad
     no quiere ver.

Acerca del poema:

Se halla recogido en el Cancionero General, 100v-101r («Otras suyas a la Fortuna»).
La imprecación a Fortuna con que arranca el poema recuerda el comienzo del Bías contra Fortuna del Marqués de Santillana.


Notas:

  6 no me curo
"no me preocupo".
  8 almazén
«gastar almazén, hablar mucho y sin sustancia» (Covarrubias). (Pérez Priego, ob.cit., pág. 89).
 10 me pones miedo
"me causas miedo".
 22 vernía
"vendría". Metátesis, frecuente en la lengua antigua, procedente de "nr". Este grupo deriva de "ndr".
 30
El sentido es: «Pues sabe que lo menos fuerte puede acabar con muchas vidas».
 32 beuir
"vivir". Vacilación del timbre de la vocal átona y distinción de sonido oclusivo/fricativo.
 41 porque
"por que, para que".
 47 luego
Tiene significado de "inmediatamente", como en leonés. Es tópico muy de la época el de la inestabilidad y mudanza de la Fortuna.
 60 te combido
"te invito, te reto".
 66 defensarme
"defenderme". Introduce variación en la rima.
 83 porfiosa
"insistente".
 84 atiendo
"espero, aguardo".
 94
La Fortuna mudable. Es un tópico medieval. Así volverá a aparecer en las Coplas.
 98 desigual
"desproporcionado, enorme, extraordinario". Quien siente ese amor desigual es víctima de la Fortuna, la que en realidad, paradójicamente, sólo es vencida por los mudables, no por los firmes y leales. (Pérez Priego, ob.cit., pág. 92).
102 atiende
"espera, aguarda".
107 tenía de
"tenía que". Es frecuente en Jorge Manrique este uso de nexo partitivo con los infinitivos dependientes de verbo de voluntad. (Vega Fernández, ob.cit., pág. 64).
122 huego
"fuego". Ejemplo de ultracorrección, debido a la alternancia e inestabilidad de la f- y h- iniciales en la lengua de la época.
130 plaziente
"complaciente".

[<] [>]


URL: http://jorgemanrique.alinome.net/poemas/fortunan.php
Se lee mucho mejor con cualquier navegador.
Fecha de creación: 2000-04
Última actualización: 2008-11-14
Contacto: marcos@jorgemanrique.alinome.net
Sede principal del autor.